Diferentes Formas de quitar el gotelé

Diferentes Formas de quitar el gotelé

Diferentes Formas de quitar el gotelé

Hoy os diremos distintas formas de eliminar el gotelé y os explicaremos paso a paso como se aplican cada técnica vamos a ello…


Cómo quitar el gotelé con masilla

ENMASILLAR GOTELÉ

Quitar el gotelé con los nuevos productos que nos ofrece el mercado ya no es una tarea tan tediosa como hace unos años. Hoy en día podemos quitar el gotelé de nuestra vivienda nosotros mismos, aunque siempre es recomendable que lo haga un profesional. Hay etapas de este trabajo que requieren de cierta habilidad, además los pintores nos ofrecen precios tan bajos y unos acabados tan buenos. Por lo que no sabemos si realmente merece la pena embarcarnos en una tarea, que de fallar en algún paso, el alisado es el critico… la cosa se nos podría complicar bastante.

Si eres valiente, continua leyendo, si no quieres complicarte más pide presupuesto

Aplicar el producto

El producto que vamos a utilizar para quitar, cubrir realmente, el gotelé es una masilla que deberemos aplicar sobre nuestras paredes con llana o espátula. Este proceso es bastante similar a quitar el gotelé con pintura cubre gotelé, pero usando la llana o espátula desde el principio.
Este tipo de pasta suele venir tanto en pasta preparada lista para usar, como en sacos. Si la cantidad a cubrir es amplia es recomendable usar el producto en saco, ya que el precio del producto suele ser bastante más bajo.


Antes de empezar hay que comprobar el estado del soporte, limpiaremos la superficie, quitando la grasa, el polvo y la pintura en mal estado.
Una vez tengamos bien limpio el soporte donde vamos aplicar la pasta cubre gotelé, protegeremos el suelo y comenzaremos a aplicar el producto.
Colocaremos la espátula o llana en un ángulo de unos 40 grados y comenzaremos a extender el producto. Comprobando que repartimos bien la masa y dejando las mínimas imperfecciones posibles. Esta pasta hay que lijarla posteriormente. Cuantas menos imperfecciones dejemos ahora, menos habrá que lijar después.
Para realizar esta tarea hay que tener cierta habilidad que iremos adquiriendo poco a poco, por eso es recomendable hacer tramos pequeños y siempre paredes completas.

Lijar las imperfecciones

Una vez hemos completado una pared y respetando siempre las indicaciones del fabricante tanto de aplicación como de secado del producto, procederemos al lijado. Esta pasta es de muy fácil lijado, con un simple taco de lija, podemos dejar nuestra pared con un acabado óptimo. Cuando realices la tarea de lijado usa mascarilla, gafas de protección, vestuario y calzado adecuado, una gorra no estará demás.

Aplicar la segunda mano

Después de lijar y limpiar todo, probablemente no hayamos conseguido cubrir toda la gota de pintura y se siga viendo. Es momento de aplicar una segunda mano. Después de lijar y volver a limpiar de polvo toda la superficie, aplicamos una segunda mano de pasta.
Volveremos a lijar y a limpiar nuevamente.
Con esta segunda mano es muy probable que ya hayamos cubierto todo el gotelé de nuestras paredes. Por lo tanto es hora de seleccionar una pintura de calidad y comenzar a dar color a nuestra vivienda.


Cómo quitar el gotelé con pintura

En la actualidad quitar el gotelé es una de las formas más rápidas y económicas de darle un nuevo aspecto a nuestra vivienda. Hay varias formas de retirar el gotelé de nuestras paredes:

Hoy os mostraremos como quitar el gotelé con pintura, una de las formas más fáciles de quitar nuestro gotelé.

Averiguar el tipo de gotelé

Para quitar el gotelé de nuestras paredes primero deberemos saber que tipo de gotelé tenemos, aunque empleando este método no es del todo necesario. Aun así es muy fácil saberlo, puedes mojar la pared un poco (solo un poco), si la pared absorbe el agua, tienes un gotelé al temple, si el agua no se absorbe, es un gotelé plástico.
De todas formas si la manera de eliminar el gotelé que hemos decidido es la de taparlo con pintura cubre gotelé. Lo más importante es verificar si la gota que cubre nuestras paredes es del tamaño adecuado para que esta pintura cumpla su función. Dependiendo del tamaño de nuestro gotelé deberemos optar por comprar un tipo de pintura u otro.


El tipo de pintura que necesitamos para esta tarea es pintura cubre gotelé, hay muchas marcas pero elegí una de calidad y lee cuidadosamente las especificaciones del fabricante. Recuerda que necesitamos una pintura cubre gotelé con un poder de cubrición igual o superior al tamaño de nuestra gota. Observa también las manos de producto que podemos aplicar. Esto es de vital importancia para que nos quede un trabajo óptimo. Si este tipo de tareas no crees que puedas realizarlas correctamente, siempre puedes pedir presupuesto

Aplicar el producto

Antes de aplicar el producto hay que comprobar el estado del soporte y del revestimiento. Limpiaremos bien la superficie donde vamos a trabajar, eliminando la grasa, polvo y pintura mal adherida, después de limpiar la superficie, taparemos con cinta de carrocero todo aquello que no queremos pintar esto es evidente, pero lo recordamos, acordarse también del suelo.
Este tipo de pinturas es muy densa, y suele estar lista para usar. Impregnamos bien nuestro pincel para recortar todos los lugares menos accesibles y que necesitan más precisión, posteriormente comenzaremos con el rodillo.


Hay que aplicar el producto siempre en la misma dirección, con una cantidad generosa de producto y mirando siempre que el reparto de la pintura quede uniforme. Siempre es recomendable hacer paredes completas.

Alisa el producto

Esta es una de las tareas más complicadas de quitar el gotelé con pintura cubre gotelé, y es que una vez transcurra el tiempo indicado por el fabricante. Deberás alisar la superficie con una llana o espátula en un ángulo de unos 40 grados de inclinación (tu no, la espátula). Para esta tarea necesitarás pericia, por eso es recomendable hacer pequeñas partes de la pared, no mayores de 2 metros cuadrados y alisar, procura cumplir cuidadosamente los tiempos indicados por el fabricante. Aunque también influirá el clima y la temperatura a la que realices este trabajo.

Cuando hayas realizado varios tramos iras cogiendo confianza y sabrás el momento exacto de alisar.
Aunque realices tramos de 2 metros cuadrados, es importante dejar terminada la pared completa, de esquina a esquina.

Lijar las imperfecciones

Después de alisar la pared veras que aunque cada vez lo hayas ido haciendo mejor, todavía quedan rayas e imperfecciones. No hay porque preocuparse, una vez seca la pintura cubre gotelé podemos lijarla fácilmente. No te olvides de usar mascarilla y gafas para esta tarea, va a salir más polvo del que crees, es recomendable también usar gorra.

Aplicar la segunda mano

Después de lijar y limpiar todo, casi con total probabilidad deberás aplicar una segunda mano, pues casi seguro que en algunas partes todavía será visible la gota, sobre todo si tu gota era superior a 4mm de espesor. Sólo si el gotelé es realmente fino lo habrás conseguido cubrir con una sola mano. Lee las instrucciones del fabricante y espera el tiempo indicado para dar una segunda mano, suele ser de unas 6 horas, y simplemente repite el proceso. Bien con esto y después de esperar el tiempo de secado indicado por el fabricante ya habremos eliminado el gotelé de nuestras paredes y podremos pintar con nuestro color favorito.


Cómo quitar gotelé con espátula

QUITAR GOTELÉ CON ESPATULA

QUITAR GOTELÉ CON ESPATULA

 

Una de las tareas más demandadas para modernizar nuestras estancias, sobre todo si vivimos en casas con algunos años de antigüedad, es quitar el gotelé.
El gotelé es una técnica de pintado en el que se pinta la habitación con pintura más espesa de lo normal y pulverizada mediante pistola u otra herramienta para darle un acabado granulado. Esta técnica er

a una forma habitual de pintar las viviendas en los años 80 ahora está en desuso, y quitar el gotelé también se esta convirtiendo en la nueva moda.

 

 

Quitar con espátula

Para quitar el gotelé de manera efectiva primero debemos conocer que tipo de gotelé tenemos en nuestra vivienda. Para ello deberemos rascar un poco

 de pintura y ponerla en un vaso de agua, si transcurridos unos minutos la pintura se disuelve eso quiere decir que tenemos un gotelé al temple, si no se disuelve, tenemos un gotelé plástico.

Aplicar el producto

Una vez ya sepamos que tipo de gotelé tenemos, deberemos adquirir algún tipo de producto para eliminar el gotelé, hace unos años se hacía mojando el gotelé con agua, ya fuera con una esponja o con un spray, pero la tarea se volvía muy tediosa. Hoy en día venden productos específicos para la eliminación del gotelé que nos facilitan mucho la tarea. Si nuestro tipo de gotelé es al temple, bastará con aplicar el producto y rascar la gota una vez transcurrido el tiempo que nos indique el fabricante. Esto deberemos realizarlo las veces que el fabricante nos indique o las necesarias para eliminar el gotelé al temple.


Si por el contrario nuestro gotelé es un gotelé plástico, la tarea será similar pero al ser la gota mucho más dura. Probablemente dañemos el soporte, es decir nuestra pared, por lo tanto luego deberemos reparar todas esas imperfecciones con algún tipo de masilla reparadora, posteriormente deberemos lijar la pared para conseguir un acabado optimo.

Reparar la pared

Después de retirar toda la pintura y limpiar perfectamente la pared, deberemos reparar todas esas imperfecciones que hemos ocasionado nosotros mismos con la espátula.
Para reparar estas imperfecciones deberás alisar la superficie con pasta reparadora y una llana o espátula, utilizándola en un ángulo de unos 40 grados de inclinación.
Es recomendable cumplir las especificaciones indicadas por el fabricante de la pasta reparadora, para obtener un buen acabado.

Lijar las imperfecciones

Después de alisar la pared, todavía quedan rayas y ciertas imperfecciones que debemos reparar, cuando la pasta reparadora este seca, procederemos a lijar esos pequeños fallos. Este tipo de pasta para reparación de paredes son de fácil lijado. No te olvides de usar mascarilla y gafas de protección para realizar esta tarea.

Aplicar la segunda mano

Después de lijar y limpiar todo, procederemos a revisar nuestras paredes, si lo hemos hecho bien y los daños ocasionados a las paredes no eran demasiado profundos, habremos concluido nuestro trabajo.

Si por el contrario encontramos todavía imperfecciones, o la masilla reparadora ha mermado en algunos puntos, pues procedemos a volver a emplastecer y a lijar posteriormente, con un poco de paciencia dejaremos nuestras paredes perfectamente lisas y listas para pintar.

Si todo este trabajo te resulta muy complicado siempre puedes pedir presupuesto, y quitar el gotelé de tu vivienda por menos de lo que piensas. En nuestra pagina de Facebook podrá ver nuestros trabajos de limpieza de gotelé más recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *